Consejos para entrenar en bicicleta con calor

La gran mayoría de los ciclistas prefieren el clima cálido al frío. Pedalear bajo el sol es mucho más agradable porque no tienes que llevar tanta ropa y el paisaje es simplemente más bonito. Pero montar en bicicleta cuando hace calor, especialmente cuando la temperatura es muy alta, presenta problemas y desafíos, sobre todo si no estamos acostumbrados.

Sigue leyendo y descubre unos consejos básicos para entrenar en bicicleta los días mas cálidos del verano y no perder eficacia, ademas de velar por tu salud

Entrenar e bicicleta con calor

Si vives en una zona con temperaturas moderadas y decides participar en una carrera o evento, o ir de vacaciones en un lugar donde el clima es muy cálido, tu cuerpo no estará acostumbrado a estas condiciones.

El calor puede arruinar tus entrenamientos en bicicleta. Sin embargo, si sigues estos consejos podrás disfrutar del aire libre de una manera saludable y mantener tus entrenamientos de manera eficaz.

Lo ideal es que te tomes unos días para aclimatarte, pero no siempre es posible. Para vencer el calor y subirte a la bici, puedes probar estos consejos:

Índice
  1. Mantente hidratado
  2. Entrena por la mañana o por la tarde-noche
  3. Utiliza protector solar
  4. Vístete para el calor
  5. Refreca tu cuerpo
  6. Descansa

Mantente hidratado

Sin importar las condiciones climáticas, cuando entrenas con la bicicleta de carretera debes mantenerte bien hidratado. Es necesario que consumas bebidas con electrolitos y no solo agua. La combinación ideal está compuesta por sal, sodio, potasio, magnesio y calcio. Con estos minerales tu cuerpo podrá continuar con sus funciones de una manera óptima.

Los electrólitos ayudan a tu cuerpo a absorber los nutrientes que necesita. Dependiendo de las temperaturas, deberías tomar una cantidad aproximada de medio litro de una bebida especial cada hora.

También debes hidratarte antes de tu entrenamiento. Toma suficiente agua e incluye sales esenciales a tus comidas. De esta forma, tu cuerpo se mantiene hidratado durante tu salida.

En cuanto a las comidas durante el entrenamiento, estas deben ser sencillas y fáciles de digerir. Las mejores opciones son comidas con una cantidad baja de proteínas y alta de carbohidratos. Un ejemplo son las tortitas de arroz.

Entrena por la mañana o por la tarde-noche

Un consejo clave para entrenar en bicicleta con calor es evitar las horas más calurosas del día y con mayor exposición al sol. Los expertos recomiendan entrenar durante la madrugada o cuando el sol se ha puesto por la tarde-noche.

Asimismo, entrenar en estos horarios puede tener otras ventajas como caminos despejados. Sin embargo, debes utilizar luces para que los automóviles puedan verte con antelación.

Utiliza protector solar

Si entrenas cuando el sol se encuentra en su punto más alto, debes utilizar protector solar con un alto grado de protección. Las mejores opciones son los basados en óxido de cinc, ya que tienen menos ingredientes nocivos tanto para la salud como para el medioambiente.

Vístete para el calor

La elección de vestimenta depende, en parte, de tus preferencias. Algunos ciclistas prefieren las camisetas manga larga por la protección UV que proveen, mientras otros prefieren las de manga corta para mantenerse frescos.

De todas maneras, la ropa elegida debe ser liviana. Una camiseta para el verano debe permitirte regular tu temperatura naturalmente. Debes utilizar, sin embargo, guantes para proteger tus manos en caso de una caída y para mantenerte estable.

Las calzas de ciclismo son otra prenda esencial para evitar los roces en áreas sensibles que la transpiración y la humedad empeoran. Una incomodidad puede convertirse rápidamente en un dolor.

Por último, te aconsejamos que utilices gafas de sol con protección 100 % UV. Este tipo de gafas se encarga de filtrar los rayos nocivos previniendo el daño que pueden causar y, además, protegen a tus ojos del polvo, insectos y otros objetos que se puedan encontrar en las carreteras.

Refreca tu cuerpo

Ten cuidado incluso después del ejercicio, ya que muchos problemas tras horas de exposición al sol se manifiestan más tarde. Bebe agua o come fruta y verdura para rehidratar tu cuerpo, recuperar fuerzas y reponer las reservas minerales perdidas por la sudoración.

Es muy importante que bajes la temperatura de tu cuerpo con una ducha o un baño frío. Es difícil de aceptar al principio, pero el agua fría ayuda a evitar que el motor emita más calor. También puedes bañarte en una piscina, en un río o en el mar.

Aunque hayas utilizado un protector solar, aplica una crema o loción refrescante para hidratar y nutrir tu piel.

Descansa

Cuando hayas acabado el entrenamiento, presta especial atención a la cantidad de fluidos y alimentos que consumes. Contar con una bebida para recuperar electrolitos y energía para luego de un entrenamiento intenso es una buena idea junto con una ducha fría.

Por último, recuerda que aunque no llueva y la carretera no esté mojada, debes tener mucho cuidado porque el asfalto se vuelve peligroso con las altas temperaturas. Si se derrite, las curvas pueden ser traicioneras. También puede adherirse a los neumáticos y hacer que se adhieran las piedras y la grava, con el consiguiente riesgo de pinchazo. Si llegas a pinchar, busca algo de sombra y... NO TE RINDAS !!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Consejos para entrenar en bicicleta con calor puedes visitar la categoría Curiosidades ciclismo.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Leer más